I N F R A fue posible con la participación de una colectividad diversa de personas sordas que aportó perspectivas valiosas desde los contextos de cada ciudad.

Cada laboratorio abre espacio a debates y reflexiones desde la cultura sorda hacia la sociedad oyente, planteando un puente para compartir su vivencia con el sonido y la vibración.

Cochabamba

Primer laboratorio

Bienal de arte sonoro Sonandes


Los participantes son miembros de la Asociación de Sordos de Cochabamba (A.S.O.R.C.O), quien abrió sus puertas y colaboró con la investigación desde el primer momento.
El grupo inicial se conforma por nueve voluntarios, interesados en el movimiento y la expresión corporal, creando una pieza final de teatro experimental y escucha inmersiva, basada en la activación y desplazamiento de parlantes y membranas en el espacio.

La Paz

Segundo laboratorio

Centro de la Revolución Cultural


Participaron estudiantes sordos de la Escuela Superior de Formación de Maestros Simón Bolívar, provenientes de las especialidades de educación especial, educación inicial y artes plásticas. Sus inquietudes conectaron el laboratorio con la pedagogía, enfatizando en experiencias sónicas que puedan transmitirse a estudiantes sordos en etapa escolar. Sus reflexiones entorno a la identidad y la cultura sorda mostraron la necesidad de expandir la lengua de señas boliviana en la educación formal y en la sociedad. Su capacidad de trabajo en equipo y sensibilidad marcó el laboratorio generando una pieza que explora en el lenguaje, la música y la comunicación.
Victor Romario Llaves, anteriormente oyente y vidente ahora experimenta la pérdida paulatina de la visión y audición, esta transición le permitió compartir mucha información valiosa tanto para los oyentes como para los sordos, siendo un eslabón clave en la transmisión de conocimiento y señalando experiencias con alto potencial para el laboratorio.

Medellín

Tercer laboratorio

Exploratorio del Parque Explora


El Parque Explora mediante el Exploratorio aloja la investigación reuniendo un grupo heterogéneo conformado por personas de distintas edades y perfiles, interesados en generar contenidos culturales para la comunidad de personas sordas.
El grupo contó con la presencia de personas oyentes muy vinculadas con la comunidad: artistas, intérpretes y familiares. Los laboratorios se caracterizaron por la proactividad de los integrantes, quienes se entregaban a la experimentación con verdadero interés. El grupo se preocupó porque los dispositivos al igual que las sesiones se adaptaran para brindar una mejor experiencia a Kevin Tobar (19), un muchacho sordo ciego de nacimiento, que participó junto a sus padres, con quienes tiene una simbiosis corporal muy especial. De ellos recibimos un aporte crítico que se complementa con las lecciones aprendidas de Víctor Romario LLaves en Bolivia.
Pensar la experiencia para personas con distintas capacidades fue una característica del grupo, que en todo momento intentó sacar provecho de cada dispositivo sin limitar el mismo a otras corporalidades. Enfatizaron en espacios accesibles para personas ciegas, así como para personas en sillas de ruedas, estos cuidados nos mostraron a una colectividad más sensible y cooperativa.
Con el apoyo de Radio Television Colombiana (RTVC), la muestra final convocó a más de cuatrocientos visitantes que disfrutaron la experiencia y con quienes compartimos un nutritivo conversatorio que nos alentó a continuar la investigación.

Buenos Aires

Cuarto laboratorio

Espacio Belgrado


Niños, jóvenes y personas de la tercera edad acompañaron el desarrollo del laboratorio. Este grupo tenía un uso destacado del habla por ende el común denominador fue explorar la voz, la música y los masajes acústicos. Participaron personas con autismo y síndrome de Down profundo quienes respondieron de manera positiva con los estímulos y dispositivos puestos a su disposición, los tutores y acompañantes valoraron el aporte que conlleva para la comunicación de este tipo de personas con su entorno, viendo un alto potencial en la propuesta. La neurodiversidad se hacía presente reiteradamente, siendo un beneficio para la investigación.

Montevideo

Quinto laboratorio

Taller Forma y Sonido y Festival Monteaudio


El Taller Experimental de Forma y Sonido, dependiente de la Escuela Universitaria de Música de la República de Uruguay EUM,
recibió a la investigación y permitió desarrollar un trabajo diferenciado, por un lado se realizó un abordaje específico para el grupo musical conformado por personas sordas Aguante Beethoven, con quienes se desarrollaron dispositivos para vincular la música con la luz, permitiendo al grupo y a su público visualizar su performance.
El segundo grupo se conformó de aproximadamente veinte estudiantes provenientes de las Licenciaturas de Artes y Arte digital y Electrónico, con quienes se generaron dispositivos pensados para la comunidad de personas sordas. Los procesos con cada grupo fueron muy distintos pues los oyentes se adentraron en la cultura sorda con gran empatía, mientras el grupo Aguante Beethoven, logró generar una estrategia interna que les permita conseguir una coordinación mayor en su ejecución, logrando una performance más atractiva para su comunidad.
INFRA formó parte del Festival Monteaudio como residencia invitada para desarrollar un trabajo cooperativo con estas dos poblaciones, clausurando las actividades de dicho festival con una muestra final abierta al público.

Skip to content