I N F R A nace a partir de Puertos: Programa de Residencias de Creación (2018) como una de las seis residencias realizadas en distintas ciudades de Bolivia, todas conformadas por grupos interdisciplinarios de creadores que trabajaron con poblaciones específicas.

En la ciudad de Cochabamba participaron Víctor Mazón (ES) especializado en límites de percepción, La Lupa: compañía de danza contemporánea (BO), al dúo de experimentación sonora D.L.P (AR-BO) y voluntarios de la Asociación de Sordos de Cochabamba (A.S.O.R.C.O). El objetivo de este grupo fue desarrollar una investigación colectiva que explora la relación que las personas sordas establecen con el sonido y la vibración.

El resultado de esa experiencia es una pieza de escucha inmersiva que se presentó en Cochabamba y La Paz, donde fue seleccionada para inaugurar la tercera edición de Sonandes: bienal de arte sonoro. La residencia también desarrolló una instalación del mismo nombre que se exhibió en la ciudad de El Alto, montada en un contenedor de barco permaneció expuesta durante un mes como parte de las actividades de la bienal.

El camino recorrido en ese primer laboratorio, impulsó a continuar la investigación, reconfigurando el grupo de mediación y con el reconocimiento de Prince Claus Fund Next Generation 2019 , Iberescena (2018-2019), Premio Eduardo Abaroa (2018) y Programa Intervenciones Urbanas (2019) y el apoyo de instituciones como el Centro de la Revolución Cultural (BO), Parque Explora (CO), Radio Televisión Colombiana - RTVC (CO), Universidad de la República de Uruguay (UY), Festival MONTEAUDIO (UY) y Espacio Belgrado (AR) se logró realizar una gira por las ciudades de La Paz, Medellín, Buenos Aires y Montevideo, donde se desarrollaron laboratorios con una amplia cantidad de perfiles y comunidades tanto de personas sordas como mediadores que tuvieron gran influencia en la investigación.

Los objetivos que establece la investigación son:

Procesos colectivos y metodología de trabajo

I N F R A plantea la investigación como un camino para relacionarse, donde cada participante desarrolla experiencias que responden a sus inquietudes y necesidades. Los dispositivos generados en este proceso se fortalecen con la revisión y reflexión colectiva articulando una plataforma capaz de viabilizar la socialización de conocimientos.

Se explora y experimenta de forma directa con la fisicalidad del sonido y la vibración, distribuyendo las experiencias en manifestaciones visuales, táctiles, corporales, espaciales, etc.

Los laboratorios generan experiencias disponibles en esta plataforma, organizadas en fichas prácticas que reúnen una lista de materiales, acompañada de un procedimiento recomendado para las mismas.
Todos los laboratorios finalizan con una muestra abierta, con la intención de compartir la experiencia con la comunidad de sordos y oyentes para retroalimentar la misma desde las reacciones y opiniones de los asistentes. Los integrantes de los laboratorios son los responsables de conducir las experiencias, teniendo una participación directa y activa, desde el diseño de los dispositivos hasta la mediación con los visitantes.
Todos los resultados y procesos son de libre uso por cualquier interesado a nivel particular o institucional.

Ir al contenido